banner

¿Qué tipos de suelo existen para jugar al pádel?

slider2

¿Qué tipos de suelo existen para jugar al pádel?

A la hora de jugar al pádel es importante conocer las características de cada tipo de suelo para que el juego sea más efectivo y seguro.

La primera vez que una persona se enfrenta a un partido de pádel tiene en cuenta muchas cosas: la pala, la ropa, las zapatillas, la pelota… Pero en muchas ocasiones hay un elemento fundamental que pasa desapercibido y que es importante conocer, ya que de él dependerá mucho nuestra forma de juego: el tipo de suelo donde se desarrollará el partido.

El área de juego de una pista de pádel es un rectángulo de 10 metros de ancho por 20 metros de largo (medidas interiores) con una tolerancia de 0.5%. En las pistas de pádel reglamentarias podemos encontrar diferentes variedades de suelo: de césped artificial, cemento, hormigón poroso, materiales sintéticos como resinas, e incluso maderas. Independientemente de cual sea el material, la superficie de una pista de pádel siempre debe ser plana, horizontal y uniforme, pues tiene que permitir el bote regular de la bola y evitar el encharcamiento en caso de mojarse.

Una buena instalación y la calidad de los materiales garantizará la duración de la pista de pádel. El suelo tiene que estar bien alisado y sin inclinaciones además de proporcionar un buen drenaje. El mantenimiento posterior a la construcción también es un factor clave a la hora de conservar la pista en las mejores condiciones.

Según el reglamento oficial, las pistas de pádel pueden ser de tres colores: verde, azul o pardo-terroso. En algunos casos podemos encontrar suelos de otros colores, pero no son los homologados por la Federación Española de Pádel.

Cada tipo de suelo tiene unas características que puede influir en el juego. Es importante que las conozcas para saber adaptar tu juego al material de la pista.

Pistas de pádel de césped artificial

Existen diferentes tipos de césped artificial, aunque los más utilizados son los de polipropileno y polietileno puesto que son menos abrasivos que otros. Estos tipos de césped permiten que el juego sea más lento y favorecen la amortiguación, reduciendo de esta manera el riesgo de lesiones.

El césped artificial es un producto económico pues, aunque implica un cuidado correcto, supone un ahorro en mantenimiento y riego. Además, suele ser un tipo de suelo más duradero.

Pistas de pádel de resina sintética

Los suelos de resina sintética son los que se emplean en muchas de las pistas de torneos. Este tipo de pavimento ofrece una amplia variedad de acabados, como resinas ligadas al caucho para un mayor acolchamiento de la pista que resulta cómodo y seguro para el juego. Además, esta variedad de suelos permite una fricción con bote de la pelota rápido y lento lo que es importante tener en cuenta a la hora de adaptar nuestro juego.

Pistas de pádel de hormigón poroso

El hormigón poroso es una superficie totalmente drenante porque no contienen la arena que en el hormigón normal se utiliza como aglomerante. El hormigón poroso no se mezcla con arena y toda la piedra es de granulometría controlada, por lo tanto, es una superficie con multitud de poros por los que el agua puede circular sin problema.

Pistas de pádel de cemento

El uso de este tipo de superficie para las pistas de pádel ha ido en decrecimiento debido a que es un pavimento que hace que la velocidad de la pelota sea más rápida, haciendo el juego más alocado, más difícil de disfrutar como espectador y más cansado de practicar.

En Quality Sport Instalaciones Deportivas todas y cada una de las pistas de pádel que diseñamos y montamos cumplen estrictamente con los requisitos establecidos por la Federación Española de Pádel, la Federación Internacional de Pádel y del Consejo Superior de Deportes. También nos aseguramos de que la calidad final se ajuste a las normativas sobre seguridad y calidad tanto nacionales (UNE’s deportivas) como internacionales (ISO’s deportivas).

Y a ti, ¿en qué tipo de suelo te gusta más jugar al pádel?