banner

¿Qué mantenimiento necesita una pista de pádel?

pista_padel_21

¿Qué mantenimiento necesita una pista de pádel?

Mantener una pista de pádel de césped artificial es imprescindible para conseguir que no se pierdan las propiedades adecuadas para la práctica deportiva.

El mantenimiento de una pista de pádel depende, en gran medida, del tipo de suelo o pavimento con el que ésta esté construida. Dependiendo de si la superficie de la pista es de césped artificial, resina, hormigón o cemento, los cuidados variarán en mayor o en menor medida. En este artículo hablaremos de cómo mantener una pista de pádel de césped artificial, y en las próximas semanas iremos hablando del resto de suelos.

Consejos para mantener una pista de pádel de césped artificial

El cuidado constante de la pista de pádel es fundamental por varios motivos. En primer lugar, la seguridad y la calidad del juego son dos factores muy importantes que pueden verse perjudicados si no realizamos un correcto mantenimiento. Un cuidado deficiente del césped puede producir que durante el juego se produzcan, entre otras cosas, caídas, lesiones… Pero, además, existen otros motivos a tener en cuenta para realizar un mantenimiento adecuado como son la estética o la durabilidad. En caso de que los cuidados de la pista de pádel no sean los correctos, el pavimento se deteriorará a mayor velocidad y no presentará un aspecto agradable.

Las operaciones de mantenimiento que se recomiendan llevar a cabo sobre las superficies de césped artificial para la práctica del pádel van desde rutinas semanales hasta mantenimientos más profundos que deben realizarse cada seis meses por empresas especializadas. Los cuidados más importantes son: limpieza, redistribución de la arena, eliminación de hongos y musgo, verificación de las juntas y limpieza profunda y descompactación.

Limpieza: Esta tarea debe realizarse de forma semanal y consiste en eliminación de hojas, semillas, malas hierbas y otro tipo de restos que puedan descomponerse y propiciar la aparición de hongos en la superficie.

Redistribución de la arena: Esta tarea se realizará mediante un cepillo ancho con hebras de dureza intermedia con el fin de equilibrar el nivel de arena para evitar que unas zonas estén totalmente cubiertas y otras no. Lo ideal es que esta tarea se realice una vez cada quince días o tres semanas como mucho, pues una mala distribución de la arena puede producir que la pista se desgaste con más rapidez o que la pelota no vote de forma adecuada.

Eliminación de hongos y musgo: en las zonas de sombra o en las menos usadas de la pista en ocasiones puede aparecer musgo y/u hongos. Para prevenirlo es recomendable el uso de fungicidas que no contengan base de aceite. Esta tarea debe realizarse una vez cada seis meses o cada cuatro en caso de que la pista esté ubicada en zonas húmedas o demasiado sombrías.

Verificación de las juntas: este trabajo deberá realizarlo una empresa especializada cada seis meses aproximadamente. Consiste en evaluar el estado de las juntas de unión de la pista para, en caso necesario, proceder a su reparación cuanto antes evitando así que la reparación sea más complicada.

Limpieza profunda y descompactación de la superficie: al igual que la anterior, esta tarea debe llevarla a cabo una empresa especializada cada seis meses. Esta labor consiste en la retirada, limpieza y reinstalación de la arena de relleno para mejorar las propiedades de la pista y su capacidad de drenaje.

Desde Quality Instalaciones Deportivas proporcionamos a nuestros clientes toda la información e instrucciones necesarias para un correcto mantenimiento. Para más información puede enviarnos un email a info@qualitysportinstalacionesdeportivas.com o llamarnos a los teléfonos 926 031 765 / 687 558 203.

Fuente: Buenas Prácticas en la Instalación y Mantenimiento de Pistas de Pádel. Consejo Superior de Deportes. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.