banner

Jugar al pádel con lluvia, ¡sin problema!

Pádel con lluvia

Jugar al pádel con lluvia, ¡sin problema!

¿Llueve? ¡No te preocupes! Con la pista mojada también puedes jugar al pádel

La lluvia puede convertirse en un fastidio para los que practican pádel al aire libre. Aquí te damos unos consejos sobre cómo jugar con la pista mojada

Con la llegada del buen tiempo son muchas las personas que se animan a jugar al pádel al aire libre para disfrutar de sensaciones diferentes a las que se producen en un partido a cubierto. Lo cierto es que este verano está siendo lluvioso en muchos lugares y muchos jugadores prefieren no practicar este deporte con lluvia o con la pista mojada.

Jugar un partido mientras llueve quizás puede resultar un poco molesto, pero debes saber que jugar con la pista mojada es una experiencia diferente. Si tienes “mono” de pádel atrévete a echar un partido con el firme mojado, ¡solo tienes que seguir estos consejos!

Tu seguridad, lo más importante

Lo primero que debemos saber es que jugar con la pista mojada implica asumir diferencias en la forma de jugar para evitar lesiones. Cuando empiezan a caer las primeras gotas o la lluvia no es muy intensa, la pista de pádel deja de resbalar. Esto implica que las rodillas sufren más de lo normal porque habrá muchas bolas a las que no lleguemos resbalando. Por ello, lo más adecuado es correr con pasos firmes, frenando con pasos cortos sin intentar resbalar. Por el contrario, cuando la pista está muy mojada puede resbalar más de lo normal y tenemos que tener especial cuidado con las caídas.

La pala pierde adherencia

Con la humedad la pala de pádel pierde adherencia y la bola resbalará más por lo que debemos intentar que los golpes sean planos evitando los efectos cortados o liftados (deja los golpes preciosistas para otro momento). Además, si la pala se moja puede resbalar y te harás daño en las muñecas, aunque pueda parecer obvio… ¡agárrala fuerte!

La pelota pesa demasiado

Cuando la pista está mojada, la pelota irá absorbiendo agua en cada bote, por lo que pesará más de lo normal, botará menos y el pelo se abrirá. En este caso, lo más importante es la potencia y la forma de golpear para evitar lesiones. Deberás jugar un poco más fuerte de lo habitual, pero ten mucho cuidado ya que, si rematas muy fuertemente, al estar la pelota más pesada de lo normal, puedes lesionarte el hombro. Además, tienes que tener en cuenta que el peso de la pelota hará que el juego sea más bajo, por lo que tendrás que jugar más agachado y con las piernas más flexionadas.

Cuidado con las zapatillas que usas

Si vas a jugar al pádel con la pista mojada presta especial atención a las zapatillas que vas a utilizar. Éstas deben tener un buen agarre para evitar resbalones y caídas.

 

En resumen, jugar al pádel con lluvia o con la pista mojada puede ser una experiencia agradable pero también algo peligrosa, así que no olvides tener en cuenta estos consejos para evitar lesiones y conseguir que el partido sea lo más agradable.